#SinModales El anuncio de una promesa de campaña que no se cumplió, más deuda

La noticia de que México al mando del presiente López Obrador ha obtenido millonario préstamo ha causado revuelo en las redes sociales a propios y extraños, unos califican como bueno y otros echan las campanas al vuelo.

Si bien es cierto que esto, es una bocanada de aire para una golpeada economía mexicana, tendremos que ver los contras que esto puede tener, más allá de las pasiones o filias y fobias partidistas.

Como en cualquier lado, un crédito siempre tiene un lado que trae costos, así como en nuestros créditos personales.

En el caso de México, se ha tenido que dejar en prenda o garantía algo, te has preguntado ¿qué? Muchos responderán que PEMEX o sus utilidades, y en gran proporción lo sentirán como si eso no fuera nuestro (Pemex, es como hablar de la casa del vecino).

Nuestro es un decir, el punto es que para que PEMEX siga funcionando se le tiene que invertir mucho dinero que López espera sean préstamos, y que nosotros y nuestros hijos seamos los que al final paguemos.

Esta deuda sumada a la del Aeropuerto son un despilfarro que ningún país puede soportar, la economía familiar pasa por falta de liquidez y las perspectivas de crecimiento son pequeñas y en muchos rubros marginales. Y ¿para qué? ¿Dos bocas? ¿Funcionará algún día?

Ahora te pregunto a ti, invertiste en algo que buscaba ser bueno para tu familia pongamos un carro, (que cancelas pero tienes que pagar), luego no trabajas y que lo poco que tienes en ingresos, se lo vas a dar a tus hijos que no trabajan o son delincuentes. Tienes una tortillería que se cae a pedazos pero que no quieres que nadie invierta contigo pues piensas que es malo, (el mundo fifí que nació para amarte la vida, según), luego prefieres pedir un préstamo para para invertir en el piso y seguir con tu negocio viejo y cada vez más obsoleto. Tus acreedores te dan el dinero necesario para sacarte las pocas utilidades que podrías obtener.

Entonces somos sólidos o solo fuimos presa de la mala administración y falta de visión. Entregamos lo que teníamos por no aceptar el 50% de utilidad con al capital privado. Por no aceptar a los capitalistas en el negocio, ahora trabajaremos para entregar todo a otro grupo capitalistas.

¿Entonces los capitalistas fifís sí son malos? ¡No se trata de maldad o no! Se trata de negocios, se trata de visiones, se trata de que este país se administre correctamente, sin odios sin filias, solo con cerebro, ¿pero qué podemos esperar de alguien que en toda su vida solo ahorró 200 pesos?

Luego de la algarabía ¿entonces fue bueno o malo?

Más allá de eso ¿Dónde queda la promesa de campaña de no endeudamiento?

No satanicemos, la deuda no siempre es mala, en muchos casos es buena y necesaria.

Lo importante es entender que este país no podrá salir adelante comprando estadios o financiando a personas que se gastan el dinero de nuestros impuestos en juegos, cervezas o drogas (como es el caso de los becados). El dinero que no se gana con empeño y sacrificio, no se valora.

Hoy no tenemos dinero por pagar el NAIM pero ¿festejamos el préstamo? ¿Sabes qué va a sostener a Pemex? El trabajo de generaciones, el futuro de tus hijos.

En pocas palabras tenemos dinero pero lo regalamos o gastamos en cosas tan absurdas como no usar el avión, en becas a alumnos no destacados o en delincuentes, ¿pero solicitamos un préstamo para financiar un proyecto absurdo? Donde a tus acreedores no les importa si funciona o no, solo saber si aún puedes pagar tus compromisos. Cuando eso no se pueda pagar, ¿sabes quién lo va a pagar?

Perdón, solo es una tomada de pelo, si no se regalara el dinero, no necesitaríamos un préstamo.

Señor presidente, ¿cuándo va a tomar su cargo con seriedad?

Isidro Argel González
@IsidroArgel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *