Son encuestas, no pronósticos

Encuestas por todos lados, a un mes de las elecciones, los números dan una percepción de un ganador indiscutible y menudencia para el olvido muy lejos del puntero.

Pero ¿qué son las encuestas? Son un conjunto de preguntas tipificadas dirigidas a un grupo determinado de personas para averiguar estados de opinión de la agenda pública nacional.

Cada encuesta es de quien la paga, todos los partidos han invertido más o menos, en encuestas para su propio beneficio esperando que los resultados de las mismas, los coloquen en un mejor lugar en la carrera rumbo a la Silla Presidencial.

En la más reciente encuesta publicada por el Periódico Reforma, López Obrador arrasa, así, el candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, ya presume victoria, llama al voto asumiéndose ganador… queda claro que no son falsas las encuestas, pero resultan engañosas…

¿Qué pasaría si el día de la elección, el voto, ya no las encuestas, da por ganador a otro que no sea él? La única herramienta para alegar, y, quizá, ¿la mejor?, ¿serán las encuestas?

Roy Campos, director de Consulta Mitofsky, admitió que sí le preocupa que el día de la elección los datos no sean como lo dicen ahora las encuestas, porque siempre existe ese riesgo.

“Hay versiones de que por ahí hay un voto de vergüenza y el PRI puede estar subestimado porque hay vergüenza para decir PRI, o hay un voto de moda, está de moda decir ‘Andrés López Obrador’… no sabemos, los encuestadores levantamos y preguntamos”, dijo Campos.

No obstante, Jorge Buendía destacó hoy, que hay otros indicadores qué incorporar, pero dijo que el problema está en las personas que dicen que van a votar por un partido “por moda” o porque está en los medios, pero se analiza y hay muchas inconsistencias en las repuestas.

El mismo Roy Campos ha dicho que las encuestas electorales sirven para todo menos para pronosticar al ganador, ya que pueden contribuir a la toma de decisiones del electorado o a que los candidatos diseñen estrategias de campaña; incluso aseveró que los resultados de las encuestas no son los mismos a los del día de la votación.

Colombia, Brexit, incluso las elecciones en Estados Unidos,  nos muestran que las encuestas no sirven como herramienta de pronóstico; tan solo en Colombia, el candidato comunista aventajaba con 20 puntos y, al contabilizar los votos, terminó quinto.

Las encuestas hoy, tienen muy nervioso a todo el mundo, no sólo a los priistas o a los panistas, también a morenistas, el que está arriba no puede subirse a ese ladrillo y asumir la Presidencia, y el de más abajo, no va a cejar en el empeño. Para saber la única y real decisión todavía restan 31 días y algunas horas.

AM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *