¿Qué pasa en el PRI? La debacle…

José Narro Robles, quien fuera secretario de Salud y rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, anunció este miércoles su renuncia a las filas del PRI. El político intentaba ser presidente del partido tricolor a nivel nacional pero informó que su retirada se debe a que el proceso para elegir al nuevo líder es una simulación…

Su intempestiva renuncia llega a complicar un proceso de selección interna al que no se le encuentra ni pies y ni cabeza y destapa una cloaca de incompetencias en el proceso, por ejemplo, la exgobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, acusó que “alguien” quiere que las elecciones las gane Alejandro Moreno.

Por su parte, la militante y escritora Beatriz Pagés, decidió aprovechar la coyuntura para también presentar su renuncia al organismo tricolor, al afirmar que el CEN está promoviendo la parcialidad y la intromisión de agentes externos, para ella ¡el Gobierno federal!

Ulises Ruiz Ortiz, exgobernador de Oaxaca y otro de los aspirantes a la presidencia del organismo político acusó que “La trampa, la simulación y el cochupo es lo que tiene que desaparecer del PRI”. En consideración del priista, hay un claro favoritismo hacia Alejandro Moreno, quien representa “la ruptura” de los sectores y un vínculo con el presidente López Obrador.

Manlio Fabio Beltrones casi opacaba la nota al quejarse de “irregularidades” en las elecciones internas del partido tricolor y dijo que ni siquiera se presentará a votar para elegir al nuevo dirigente.

Todas, son acusaciones que se replican entre los sectores más críticos hacia el actual proceso de renovación que está tomando el CEN, asuntos que no se deberían permitir en virtud de que la apertura e igualdad de condiciones son las únicas vías para recuperar la credibilidad ante el electorado que precisamente ve fuertemente golpeada la credibilidad del proceso.

Así, la renuncia de Narro sacudió al partido, cuya dirigente, Claudia Ruiz Massieu lamentó la decisión y se encerró durante varias horas en  “reuniones de emergencia” con su equipo del CEN para emitir un comunicado donde aclaraban que el proceso de renovación de su dirigencia seguirá con el compromiso de “equidad, neutralidad e imparcialidad”. Señaló que la dirigencia nacional sólo acata el mandato del Consejo Político Nacional y, sin referirse a la denuncia sobre la existencia de 700 mil nuevas afiliaciones al padrón, promovidas recientemente por grupos afines al candidato Alejandro Moreno Cárdenas, señaló que el padrón que se va a utilizar en esta contienda es el que les remita el INE “verificado, actualizado y depurado”.

Este sábado acudirán a registrarse los candidatos que decidan participar aún en “estas condiciones”; y ya veremos si hay nuevas renuncias o algún efecto de desbandada.

Como sea, el proceso priista queda tocado y será observado por un electorado que hace rato dio la espalda al PRI y también por un sector de la militancia que vuelve a ver cómo su partido está secuestrado por supuestas cúpulas que se resisten a aceptar que el partido que alguna vez fuera todopoderoso y gobernara este país por más de 70 años ininterrumpidos, está desmoronándose.

En resumen, aun y cuando se han unido cuatro en contra de “Alito” Moreno, la suerte ya está echada y los que van a perder ya lo saben y el ganador también, lo de la elección es mero trámite.

¿Al partido se le olvidó la democracia o simplemente se niega a aprender de su propia historia?

Aletia Molina
@AletiaMolina1

2 Comments on “¿Qué pasa en el PRI? La debacle…”

  1. seria injusto decir que «el partido». es el que no quiere aprender de su historia, son unos cuantos los que se venden al mejor postor, a veces es dificil estar fuera del presupuesto y e ahi las consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *