La CNTE “amenaza” con paro nacional, ¿Que la CNTE nos qué?

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) inició un proceso donde pretende “cerrar filas” entre sus agremiados hacia un paro nacional después del 15 de mayo.

Por ejemplo, la Sección 7, con sede en Chiapas, señala que el gobierno federal quiere convertir en moneda de canje sus demandas vigentes a cambio de su aval a la nueva reforma educativa, a la que calificó de “maquillada”. Dicen que primero se deben atender y resolver sus exigencias más inmediatas, como son reinstalación de los maestros cesados en el marco de la evaluación educativa, reconocimiento de los procesos de ascenso y también de plazas omitidas, además de pagos y contratación de los interinos para los comités seccionales.

De concretarse el paro nacional indefinido, tan sólo en Chiapas pararían alrededor de 80 mil maestros. Por ello, grupos de maestros y padres de familia que exigen cada paro a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación no abandonar sus salones de clases, afirman al mismo tiempo lo innegable: los menos culpables son los niños y jóvenes a los que se les violenta el derecho humano y constitucional a la educación.

Ahora, en la elaboración de las leyes secundarias de la reforma educativa los coordinadores parlamentarios en la Cámara de Diputados aseguraron que no cederán a las exigencias de la CNTE. La reforma precisa que la admisión, promoción y reconocimiento del personal docente se realizará a través de procesos de selección que serán definidos en una ley reglamentaria, en cuyo diseño participará la CNTE.

Pero, para variar, la Coordinadora tiene su propia lógica y aparentemente no está dispuesta a una discusión en este momento. En líneas generales, puede decirse que los sindicatos están sometidos a un doble marco legal: por un lado las normas internacionales, esencialmente las de la OIT, y por el otro las normas nacionales… que en nuestro particular caso, no pueden incidir en la autonomía de la Coordinadora.

Sin embargo, no todo está perdido, no olvidemos el caso de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, donde el patrón puede optar por correr a los “trabajadores” en huelga, pagando lo que dice la ley… es simple, los maestros, tienen por supuesto, una vocación de enseñanza, se les paga por los servicios que dan, en el momento en que dejan de cumplir con esas obligaciones, se les paga lo que se les deba y fin, que de lo que se trata es de tener a flote la educación en México, cuando el objetivo no se logra, es apremiante tomar decisiones.

@AletiaMolina1
Aletia Molina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *