Análisis y Reflexiones: Increchendo la depreciación política de AMLO

Mientras que, por segundo día en México las mujeres muestran su total repudio a la violencia de que son objeto, a López Obrador, se le viene el mundo encima y menosprecia los sucesos. Ayer en Celaya hizo explosión un “coche bomba” y el Presidente apenas atina a balbucear el argumento de: “fue un acto propagandístico” ¿De quién fue ese acto propagandístico? Si fue propaganda, como dice López ¿Qué significa esa violenta y mortífera publicidad? Por supuesto que no tiene información verídica alguna. Mientras se desarrollan las marchas de miles y miles de mujeres en la conmemoración internacional del día de la mujer, López Obrador, declara la minusvalía de las movilizaciones, argumenta que se desarrollaron en orden y no hubo violencia ni detenciones. Solo eso faltaba, que hubiese detenciones ¿Qué no hubo violencia? Sí la hubo, frente a Palacio Nacional, mujeres violentas lanzaron “bombas molotov”, varias personas salieron lesionadas con quemaduras, en tanto el Presidente echa la culpa a los conservadores vestidos de feministas, criticando a los medios de comunicación por difundir los actos de violencia. La violencia se enseñorea y López Obrador, hace caso omiso a las razones que la generan.

Por si lo anterior no fuese suficiente, el dólar hace que el peso mexicano se deprecie, llegó a rebasar los 22 pesos por dólar por la madrugada; a esta hora está en 21 pesos 27 centavos por un billete verde de dólar. A la par se deprecia el precio del petróleo y se lleva entre los pies las finanzas mexicanas, aunque está protegido el barril hasta por 49 dólares. Bueno, incluso el coronavirus afecta la economía nacional. El gobierno de la Cuarta Transformación, por medio de López Obrador, menosprecia el asunto y no adopta ninguna medida para contener la pandemia; mexicanos que arriban por el aeropuerto internacional se muestran ofendidos y sorprendidos al no encontrar medida alguna para contener la llegada del coronavirus, no son revisados, dicen, por autoridades de salud; y argumentan que por todos los países que visitan encuentran diversas medidas de seguridad sanitaria para verificar que no sean portadores del virus, en México no hay nada al respecto. Por ejemplo, hoy anuncia como España la suspensión de clases, para evitar propagaciones; en Italia suspenden actos públicos colectivos, para contener la enfermedad.

Y el Presidente solo argumenta que México tiene finanzas sanas y pronto se recuperará. Pero cita a su gabinete económico para analizar la delicada y grave situación (a él no le parece), entre ellos acudirán a la reunión los Secretarios de Hacienda y de Energía, el Director de Pemex y Alfonso Romo, Jefe de la Oficina Presidencial. Andrés López Obrador si bien citó a su gabinete económico, no adelantó para qué los citó. Todos se preguntan ¿Y la Secretaria de Economía? Parece que no tiene importancia en la toma de decisiones. La situación es delicada, el Presidente la menosprecia. Se abren varios frentes que afectan el funcionamiento del mal gobierno de la 4T, por supuesto deteriora la vida de los mexicanos; pero López confía en que hay finanzas sanas y no afectará la baja en el precio del petróleo ni la depreciación del peso mexicano; que la bomba es acto propagandístico y la violencia es ocasionada por los conservadores; que las manifestaciones de las mujeres están vestidas de conservadores. Total que el gobierno parece un simple espectador, no le preocupa nada. López es indolente ante los problemas, se cruza de brazos.

Para demostrar que así es, Andrés Manuel, se fue de “pinta” el fin de semana a Zacatecas para continuar con su propaganda política. En sus tradicionales mítines, invitan a los beneficiarios de sus “programas sociales, dinero en mano”; estudiantes, personas con discapacidad, personas de la tercera edad, productores del campo, vamos a todo aquel que recibe dinero gracias a él, al Presidente de la República. En esta ocasión López fue más allá, ofreció “cachitos” de la rifa para 170 mil escuelas, para ver si se sacan el premio y el dinero lo destinan a mejorar las escuelas; dijo, son boletos que compraron los empresarios (a los que obligó por medio de trueque, tamales por 20 millones de pesos cada uno), unos le dejarán los “cachitos” al gobierno para que este los reparta. Total desprecio por los grandes problemas, prefiere su campaña, ofrecer regalo de dinero que aportan los contribuyentes para la compra de votos (campaña político-electoral), en lugar de atender y resolver los enormes problemas que reclaman solución. Muestra evidente que al Presidente no le interesa y no puede con las grandes dificultades, los conflictos que vive México. Ha dejado al “garete” la seguridad pública, el crecimiento del empleo, el crecimiento económico, la salud pública y más. Este fin de semana un periódico de circulación nacional, dio cuenta de la opinión de científicos sobre la depredación que causará la construcción de la vía para que transite el tren Maya, informe científico que ha ocultado el gobierno de la 4T. Primero los caprichos del Presidente, sin importar los daños al ecosistema; lo mismo sucede con la construcción de la refinería de Dos Bocas, destruyeren miles de manglares, mientras el precio del petróleo cae por la sobre oferta de Arabia Saudita, la que amenaza con vender 12 millones de barriles diarios. López Obrador prueba con sobrada incapacidad que no puede gobernar, está hecho para “campañas políticas”, no para conducir los destinos de una enorme Nación, que reclama conocimiento para la gobernabilidad, valor para la toma de decisiones y reconocer los problemas para atajarlos; México no necesita un Presidente como López Obrador, que solo atina a culpar a los conservadores como los causantes de los problemas, mientras el país se desmorona. Un día sin mujeres, es una muestra clara de la incapacidad presidencial, se manifiestan pacíficamente “desapareciendo” a virtud de la violencia (en todas sus manifestaciones) que no atiende ni resuelve el gobierno de la república, no hay la menor voluntad de Andrés Manuel López Obrador, él prefiere seguir en campaña; ya prepara su segundo triunfo electoral cometiendo delitos, por medio del uso descarado de recursos públicos aplicados, encubiertos de forma cínica en “programas sociales”; compra anticipadamente voluntades. Por cierto, van dos semanas que López Obrador, pierde el control sobre el manejo de la agenda mediática, por eso su molestia, las mujeres le han arrebatado esa agenda; luego se han sumado los problemas exteriores, estos también han determinado la agenda política. López Obrador ha entrado en un estado de depreciación política, sigue a la baja su popularidad.

Héctor Parra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *