Análisis y Reflexiones: AMLO no se cansa de mentir

Proclive a la mentira como parte de sus políticas públicas, el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, fue al Estado de Veracruz, a Minatitlán, a mentirle al pueblo; a decirles que ahí iniciaba el trabajo de la Guardia Nacional, después de que fueron asesinadas 13 personas que se encontraban en una fiesta. Ahí empezó el despliegue de las fuerzas de seguridad pública federal y exhortó a los empleados a llevar a cabo sus funciones sin excesos, con estricto apego a los derechos humanos y con un manejo gradual de la fuerza. Es la región prioritaria número 43; primera localidad en donde el nuevo cuerpo de seguridad arrancó sus funciones, según Andrés Manuel López Obrador.

Quienes asumen las ilegales funciones son los mismos elementos del Ejército Mexicano y de la Marina, así como los servidores públicos de la Policía Federal. No son empleados adscritos al nuevo cuerpo policial de la Guardia Nacional. Seguramente se preguntará ¿Por qué no lo son, si el Presidente ya los nombró? Este es uno más de los engaños que solo sirven para la publicidad política del Presidente, forma parte de su mercadotecnia publicitaria; política pública que ha institucionalizado Andrés Manuel López: la mentira. Él no puede nombrar a los elementos de una corporación que no tiene vida legal, no hay ninguna ley secundaria que lo norme. Solo existen las reformas a la Constitución publicadas el pasado 26 de marzo. Vamos, no existen ni las iniciativas para crear la ley orgánica en la que se determine la estructura orgánica y las facultades de esas estructuras, tampoco existen iniciativa de ley alguna para el uso de la fuerza pública por parte de la Guardia Nacional y demás instrumentos legales que son vitales para su funcionamiento. No hay leyes secundarias que normen las actuaciones de los elementos de lo que será la novísima corporación policial. El gobierno de López Obrador, no tiene manos ni pies para operar la Guardia Nacional, de ahí la enorme mentira del Presidente de la República.

Tal vez se esté apoyando en el contenido del Quinto Artículo Transitorio, que le permite al Presidente de la República, usas a los elementos del Ejército Nacional, “fuerza armada permanente”, en funciones de seguridad pública. Son los elementos del Ejército, no de la Guardia Nacional; esta aún no nace a la vida institucional y operativa. Sin embargo y sin ambages, el Presidente va al estado de Veracruz, a proferir una mentira con apariencia de verdad, engaña al pueblo, verbalmente pretende pacificar a la región que es asolada por la delincuencia organizada, delincuencia con la que no puede y solo busca rodeos para, o bien culpar a los conservadores de sus propias ineficiencias o, abiertamente engañar al desesperanzado pueblo, simples palabras de aliento que de nada sirven. Ni en esa materia tan delicada se ponen de acuerdo el Presidente y su Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana; el primero ofrece que en 6 meses el problema de la inseguridad empieza a resolverse, una vez que estén funcionando todos sus programas sociales; en tanto que Alfonso Durazo, reiteradamente ha ofrecido que será en 3 años.

Por cierto, Alfonso Durazo, compareció esta semana ante el Senado de la República, para que le aprobaran el programa Nacional de Seguridad Pública; Programa que apenas rebasó la mayoría simple en su aprobación, con 78 sufragios de 128 probables. Y su Guardia Nacional aun no entra en funciones legales, los legisladores se fijaron en plazo de 60 días para crear la Ley de la Guardia Nacional y 90 para generar el marco que regule la el uso de la fuerza pública, ver el Artículo Segundo Transitorio de la reforma, para constatar este aserto; luego entonces, si la reforma constitucional apenas cumplió un mes de creada en la Constitución, los legisladores aún tienen otro periodo de tiempo igual, para generar la nueva legislación y 30 días más para complementar el cuadro jurídico; será a finales de mayo y junio cuando venzan los plazos para generar todo el marco normativo que regule las funciones de los elementos de la Guardia Nacional. Así las cosas, si no hay ley en la materia, López Obrador no puede nombrar a nadie; juego perverso de palabras para engañar al pueblo de Veracruz. Y todo se debe a la lentitud con que ha iniciado algunas funciones del gobierno de la Cuarta Transformación; 5 meses han transcurrido de este gobierno y el problema de la inseguridad continúa en el limbo; por eso la inseguridad crece desmesuradamente, los delincuentes bien saben que López Obrador, además de que no sabe gobernar, no está organizado en esta materia y los delincuentes también tienen sus cuerpos jurídicos de asesores, no solo los ilustran, también los defienden.

Conclusión. El batallón de soldados que apostó el Presidente de la República, en Minatitlán, Veracruz, son eso: soldados. Nombrada esa región como la número 43 ¡No son elementos de la Guardia Nacional! No puede existir en el mundo jurídico, lo que no está plasmado en una norma. Todo es ficción de López Obrador, nada es verdad. Los elementos del Ejército Mexicano que apostó en Minatitlán, no han sido habilitados por medio de las leyes en la materia, los elementos de seguridad pública adscritos a la Guardia Nacional, no existen; ese mundo jurídico aun no es creado por los legisladores federales. Todo fue una mentira de Andrés Manuel López Obrador.

Héctor Parra Rodríguez
@HectorParraRgz 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *