“Yo, Ennio Morricone, he muerto”: la emotiva carta con la que se despidió del mundo

Este 6 de julio de 2020 nos despertamos con noticias muy tristes para el mundo del cine, pues en la madrugada los medios internacionales anunciaron la muerte del grandioso Ennio Morricone a los 91 años de edad. El anuncio del fallecimiento del legendario compositor lo hizo su abogado y amigo, Giorgio Assumma, quien mencionó que Morricone fue internado luego de una caída que le provocó una lesión en el femur.

De inmediato, los miles de fanáticos que escucharon sus obras en más de 500 series de televisión y películas, se unieron para recordarlo como lo que es, un grande del séptimo arte. Pero más allá de perder a un excelente compositor –uno de los más importantes en la historia–, también se fue el esposo, el padre de familia y amigo que fue incondicional hasta el último momento.

Además de dar la noticia de la muerte de Ennio Morricone, Assumma compartió con los medios de comunicación una carta que el  escribió el director de orquesta antes de partir. Como si se tratara de un presagio o él supiera que eran sus últimas horas, redactó un mensaje para todos aquellos que siempre lo acompañaron en este camino, donde podemos descifrar al hombre detrás de la leyenda.

De acuerdo con EFE, el manuscrito del compositor inicia declarando lo que quizá para él era inevitable, su muerte: “Yo, Ennio Morricone, he muerto. Lo anuncio así a todos los amigos que siempre me fueron cercanos y también a esos un poco lejanos que despido con gran afecto”.

Más tarde, Morricone explica que sólo hay una razón para despedirse de esa manera, ya que no quería que su muerte fuera todo un espectáculo. Esto va con la actitud que siempre mostró ante los medios, siendo un hombre bastante reservado: “Hay sólo una razón que me empuja a despedirme de este modo y a tener un funeral privado: no quiero molestar”.

Dentro de la misma carta, el compositor le dedicó un mensaje a Giuseppe ‘Peppucio’ –como Morricone lo llamaba– Tornatore y a su esposa Roberta, con quien trabajó en casi todas sus películas, siendo la más recordada Cinema Paradiso: “un recuerdo particular es para Peppucio y Roberta, amigos fraternos muy presentes en estos últimos años de nuestra vida”.

El director de orquesta que increíblemente sólo ganó dos premios Oscar, el primero por su enorme carrera y el segundo por The Hateful Eight de Quentin Tarantino, también recordó a algunos amigos y a sus hermanas, Adriana, Maria y Franca; a sus cuatro hijos, Marco, Alessandra, Andrea y Giovanni; y a sus nietos, Francesca, Valentina, Francesco y Luca.

“Saludo con mucho cariño a Ines, Laura, Sara, Enzo y Norbert por haber compartido conmigo y con mi familia gran parte de mi vida. Quiero recordar con amor a mis hermanas y sus seres queridos, y hacerles saber cuánto las quise. Un saludo lleno, intenso, profundo a mis hijos, espero que entiendan cuánto los he amado”, escribió Morricone.

Pero sin duda, el momento que quizá a muchos los haga soltar la lagrimita fue cuando le dijo adiós a su esposa María. Ennio y ella se casaron en 1956 y a partir de ese momento, jamás se volvieron a separar. Vivieron momentos felices y algunos un tanto complejos, pero ellos siempre salieron adelante como una familia unida.

Para finalizar la carta, Ennio Morricone mencionó cuánto amó a su esposa, lamentando que justo en este momento tenga que abandonarla, dejándola con un dolor profundo: “A ella (María) renuevo el amor extraordinario que nos ha mantenido juntos y que lamento abandonar. A ella es mi más doloroso adiós“. (https://www.sopitas.com/)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *